La Pequeña Biblioteca de Conocimiento Frívolo y Ocioso es una colección de libros ficticios que buscan quedarse en ese terreno de lo imposible. En esa búsqueda de la biblioteca ideal, aparecen éstos libros imposibles de leer y de catalogar. Son libros fantasma que no tienen hojas ni peso; son esqueletos de humo negro, que permanecen en blanco en su interior.